¿Cada cuántos años deberías cambiar la nevera?

La nevera es uno de los electrodomésticos más importantes en nuestras cocinas. Este aparato es un básico de todas las cocinas desde hace décadas y desde entonces, ha ahorrado grandes cantidades de dinero a muchas familias. Ahorrar tiempo en las tareas del hogar es parte esencial de los electrodomésticos. Aunque si hay algo a lo que nos gusta prestar especial atención, es a nuestro bolsillo, y muchos os sorprenderéis de la importancia de cambiar la nevera en materia de ahorro.

Impedir que los alimentos se pongan malos, enfriar bebidas o congelar comidas para su conservación son algunos de los usos más comunes. Pero con el paso de los años, las empresas han ido desarrollando nuevas prestaciones que revalorizan este producto. Hoy resolvemos todas las dudas sobre este electrodoméstico y la necesidad de cambiarlo pasados unos años.

¿Cuándo cambiar la nevera?

Esta es una buena pregunta ya que no todos saben cuánto tarda una nevera en perder eficacia. Hay que tener en cuenta que la nevera, una vez enchufada, es muy probable que no vuelva a apagarse en años. Este hecho es muy importante a la hora de hablar de su deterioro. Todos los electrodomésticos funcionan peor con el paso del tiempo, pero unos tardan más que otros en llegar a su peor momento.

Según los expertos, los años que tarda una nevera en comenzar a tener muestras de deterioro son habitualmente diez. Esto puede subir y bajar dependiendo del modelo, pero es una media que está bastante estandarizada. Por lo tanto, una vez pase ese periodo de tiempo, deberíais plantear un cambio de frigorífico.

¿Por qué cambiar la nevera?

Sabemos que prácticamente nadie piensa en los años que tiene su nevera. Por eso, las fechas suelen ser algo orientativo y lo que de verdad importa son los hechos que hacen necesario dicho cambio. Hemos hablado de una pérdida de eficacia, pero esto conlleva varios problemas.

El primero es el más evidente, un deterioro de los alimentos más rápido y un enfriamiento menor. Los motores frigoríficos pueden verse afectados con el paso del tiempo y no ser capaz de llevar la temperatura a una graduación adecuada. Este inconveniente es fácil de detectar, pero a veces no prestamos la atención necesaria, o echamos la culpa a los productos.

También es importante hablar de la eficacia en el ahorro de energía. Con el paso del tiempo, los sistemas energéticos del frigorífico van deteriorándose, y esto puede conllevar un mayor consumo de luz. Teniendo en cuenta, como ya hemos comentado, que este aparato no se desconecta nunca, es bastante importante tener en cuenta este aspecto. Es muy probable que los aumentos en la factura de la luz se deban a este hecho.

Cambiar la nevera

Hay muchos factores que pueden afectar al buen funcionamiento de tu frigorífico y pueden conllevar un gran consumo de energía

Por último, debemos contemplar la posibilidad de que tu nevera se haya quedado anticuada. A lo mejor a la pérdida de eficacia hay que sumarle una falta de prestaciones con las que ya cuenta un gran número de modelos. A continuación, vamos a hablar de algunos de estos avances tecnológicos dentro de este sector.

¿Qué novedades ofrecen las neveras modernas?

Si tu nevera es muy antigua, es probable que no tenga todas las prestaciones que vamos a comentar a continuación. De ser así, a lo mejor es momento de hacer un cambio, por lo que presta atención.

  • Avisos sonoros y visuales: estas nos pueden avisar de posibles averías o de descuidos como dejarse la puerta abierta. Resultan muy útiles y más de una vez te salvarán de posibles quemas en el motor, sin hablar de las pérdidas de los productos en el interior del frigorífico.
  • Cajones especiales: con ellos nuestras frutas y verduras se mantendrán durante más tiempo debido a la colocación específica para cada modelo.
  • Sistemas de ventilación: harán que el aire corra por los alimentos, así se mantendrán durante más tiempo, sobre todo las carnes.
  • Pantallas digitales y sistemas de conectividad: muchas neveras cuentan ya con conexiones inalámbricas y pantallas táctiles que permiten visualizar cierto tipo de contenidos. Estos modelos están a la última y son caros, pero sin duda, son muy buenos productos. Una de las empresas que más empeño está poniendo en este tipo de aparatos es Samsung, que ya ofrece varias neveras con pantalla incorporada.

    Cambiar la nevera

    Son muchos los avances realizados en el sector de los frigoríficos, y las pantallas son un ejemplo de ello

Estos solo son algunos de los avances tecnológicos que se pueden encontrar en el mercado. Pero encontrarás muchos más si te pones a investigar los últimos frigoríficos que se están desarrollando y poniendo a la venta.

La importancia de cuidar tu frigorífico

Pero de nada servirá un cambio si sigues cometiendo los mismos errores en cuanto al uso de la nevera. Hay una serie de consejos que debes seguir si quieres sacar la máxima eficiencia a tu producto. Sabemos que adquirir un nuevo frigorífico supone un gran esfuerzo económico, pero al menos podrás sacar la máxima eficiencia del mismo.

La limpieza es un aspecto básico, pero a veces podemos sucumbir a la pereza y despistarnos un poco de las labores. La suciedad puede hacer que los alimentos se pongan malos mucho más rápido. No olvidar la limpieza del apartado del congelador; la acumulación de escarcha no solo es molesta, sino que impide el correcto funcionamiento de los refrigeradores.

Cambiar la nevera

Mantener la nevera limpia y ordenada es una tarea qua hace que los alimentos duren más tiempo

Otro consejo es el de colocar los alimentos en sus espacios correspondientes. Los últimos modelos cuentan con cajones determinados para cada tipo de producto. Lo que tratan con esto es aprovechar al máximo las posibilidades de los frigoríficos.

No abusar de las temperaturas bajas también es esencial. Bajar el termostato en exceso puede llevar a una pérdida energía y, por lo tanto, de dinero. Por último, no guardes alimentos calientes dentro de la nevera, será algo contraproducente. Por muy bueno que sea el electrodoméstico, el cambio de temperatura puede afectar a la calidad del producto.

Conclusiones

Cambiar la nevera puede dar reparo, sobre todo si hablamos en el plano económico. Pero una vez analizados todos los problemas que pueden surgir pasados unos años con este electrodoméstico, a lo mejor el pensamiento cambia. Diez años es el punto en el que la mayoría de modelos comienzan con una pérdida de eficacia. Esto no solo supone un problema en el funcionamiento, sino también en el ahorro de energía. Por lo tanto, realizar dicho cambio es del todo necesario.

También es muy importante tener en cuenta las prestaciones que ofrecen los nuevos modelos. Estas pueden suponer una mejora en el uso que haces de este electrodoméstico. Las marcas han mejorado mucho su oferta y a pesar de los precios elevados de algunas neveras, suelen ser una inversión rentable. Mejor conservación, mayor seguridad o pantallas táctiles son algunas de las últimas prestaciones que puedes encontrar si decides cambiar la nevera.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Gizhogar